Una escena espantosa aguarda a los angeles bibliotecaria Aurora «Roe» Teagarden cuando regresa del almuerzo con Las Mujeres Engreídas, su grupo de debate literario.

Poppy, los angeles cuñada de Roe, ha aparecido ensangrentada y muerta en l. a. puerta trasera de su casa. Es cierto que Poppy tenía sus defectos, y que ella y su marido estaban teniendo serios problemas para mantenerse fieles el uno al otro, pero desde luego no se merecía ser brutalmente asesinada.

La investigación de un caso como este nunca es fácil dada los angeles atmósfera chismosa de cualquier pueblo pequeño. Y menos teniendo en cuenta los romances extramatrimoniales de l. a. asesinada y l. a. necesidad de proteger a su familia. Además, «Roe» también está viviendo una incipiente relación romántica y los angeles aparición repentina de su medio hermano adolescente.

Demasiadas cosas para una sola persona... incluso para una mujer tan equilibrada como Roe.

Reseña:
«Unos personajes que conocemos bien, preocupaciones familiares, un irónico sentido del humor y los típicos entrometidos de toda ciudad pequeña dan forma a l. a. trama de este delicioso libro».
Library Journal

Show description

Read or Download Muerte en el club de lectura PDF

Best Mystery books

The Da Vinci Cook: An Angie Amalfi Mystery (Angie Amalfi Mysteries)

Angie Amalfi is as regards to one of many greatest breaks of her rocky culinary career—a likelihood to co–write a cookbook with a well-known chef. yet as she scrambles to arrange for the approaching interview, her realtor sister Cat is all at once accused of a homicide in a wealthy client's domestic. A beneficial relic—an iron chain that used to be used to bind St.

The Regatta Mystery and Other Stories: Featuring Hercule Poirot, Miss Marple, and Mr. Parker Pyne (Agatha Christie Collection)

The Queen of puzzle has come to Harper Collins! Agatha Christie, the said mistress of suspense—creator of indomitable sleuth omit Marple, meticulous Belgian detective Hercule Poirot, and such a lot of different unforgettable characters—brings her whole oeuvre of inventive whodunits, locked room mysteries, and complicated puzzles to William Morrow Paperbacks.

The Gray Ghost Murders: A Sean Stranahan Mystery

Buffalo leap Blues, the 5th novel within the Sean Stranahan secret sequence, is coming from Viking on June 28,2016“Truly awesome. . . . A secret that unfolds with grace and humor opposed to a atmosphere of wonderful good looks and risk. ” —Nevada Barr, manhattan occasions bestselling writer of the Anna Pigeon MysteriesThe grey Ghost Murders is the second one novel within the acclaimed Sean Stranahan secret seriesFourteen months after relocating to Montana, fly fisherman, painter, and someday inner most detective Sean Stranahan remains to be sound asleep in his office-cum-art-studio, yet he is not a newcomer.

Backflash: A Parker Novel (Parker Novels)

After the book of Butcher's Moon in 1974, Donald Westlake acknowledged, “Richard Stark proved to me that he had a lifetime of his personal through easily disappearing. He was once long past. ” And readers waited. yet not anything undesirable is really long gone endlessly, and Parker’s as undesirable as they arrive. in keeping with Westlake, sooner or later in 1997, “suddenly, he got here again from the lifeless, with a chalky legal pallor”—and the novels that confirmed that neither Parker nor Stark had misplaced a step.

Extra resources for Muerte en el club de lectura

Show sample text content

En su casa tenía un vecino que trabajaba en Pan-Am Agra en el turno de cuatro de l. a. tarde hasta medianoche y le daba por levantarse a las nueve expresamente para poner a punto su ruidosa camioneta Y antes siquiera de haberme mudado a esta casa, aquí en l. a. alfombra, Robin y yo habíamos... bloqueé ese pensamiento. Nos sentamos en los dos sillones orejeros después de que Robin levantara el suyo para colocarlo frente a mí. —Dime de qué va todo esto —dijo. No parecía enfadado ni culpable. Parecía decidido. Yo ya period demasiado mayor como para seguir aferrada a mi victimismo. —Robin, estoy hasta aquí —puse mi mano en horizontal contra mi garganta— de las infidelidades de Poppy y John David. Si hay algo que odio son los cuernos y durante los dos últimos días no han hecho más que aparecer por todas partes. Así que cuando vi a Janie flirteando contigo y a ti responder a su flirteo, yo simplemente me... enfadé mucho. —Aún me molestaba pensar en los angeles ola de ira irracional que me había invadido en aquel momento. Ahora viéndolo con perspectiva, toda esa rabia me parecía... extraña. —Janie es una niña mona. Pero solo es eso, una niña y le toca flirtear con todo el mundo. Ser desagradable con Janie sería como ser desagradable con un lindo cachorro. Elevé una ceja. —De acuerdo, replyí a su flirteo. Levanté los angeles otra ceja. —Tú eres una mujer —añadió Robin con firmeza—. Janie es una niña. Yo soy demasiado viejo para Janie. No sabría qué hacer con ella, incluso si estuviese interesado. No me quedaban cejas para levantar así que reasoné adoptar una expresión escéptica. —Está bien, replyí a su flirteo. —Robin bajó l. a. mirada hasta sus grandes manos—. Cuando me voy de gira, mi ego se infla; me habían nominado a un Anthony y mi autoestima estaba por las nubes. Esperé. —Pero ahora estoy otra vez con los pies en el suelo —me miró fijamente. —¿Estás seguro? —Sí. —Así que lo que estás diciendo es... —¿Se supone que debo hacer una declaración de intenciones? —Sería de gran ayuda. —No tengo intención de ver a nadie más. —Bryan Pascoe me ha propuesto que tengamos una cita —le dije, aunque en realidad Bryan simplemente había indicado que en algún momento en el futuro querría invitarme a salir a algún sitio. Sin embargo, no se me ocurría otra forma de decirlo. —¿Vas a ir? —el rostro de Robin tenía una expresión hermética—. No conozco a Bryan Pascoe. Podría ser el hombre perfecto para ti. Lo contemplateé un momento. —Encajaría mejor en l. a. categoría de �hombre a reformar» —contesté—. Creo que es más acertado decir que en este momento solo quiero salir contigo. Robin parecía más grande de repente, como si se hubiera estado conteniendo a sí mismo en un espacio más pequeño del que normalmente ocupaba. —Me cae bien tu hermano —dijo—. Parece un joven muy independiente. —Sin duda está sintiendo su nueva masculinidad —le dije. Bajé l. a. voz y le conté lo de las dos chicas con las que Phillip había viajado en los angeles última etapa de su viaje y lo de los preservativos que había encontrado en su cartera. —Es mejor que los tenga y los use a que no los tenga y los necesite —observó Robin sabiamente—.

Rated 4.83 of 5 – based on 30 votes